Palabras que nos gustaría escuchar - 9-4-2015

publicado a la‎(s)‎ 6 may. 2015 12:24 por Fernando Tugues
Palabras que nos gustaría escuchar

La palabra tiene un peso incalculable. Nombra todo lo que existe, lo que percibimos, y nos
permite conocernos y presentarnos a los demás. Gracias al lenguaje el hombre da testimonio
de lo que él es. Como bien afirmó Heidegger: "El lenguaje es la casa del ser", en él habitamos
y convivimos. Muchas veces decimos y repetimos vocablos sin medir su efecto en los otros y en
nosotros mismos, sin medir las consecuencias. Tomando en cuenta la trascendencia del
lenguaje llevé a cabo una dinámica en la hora de Guiatura con mis alumnos de 3er. Año que
titulé: Palabras que nos gustaría escuchar.

Les pregunté cuáles eran las palabras como los describían y denominaban sus padres y
profesores con más frecuencia. Lamentablemente, la gran mayoría, fueron vocablos peyorativos
incluso hirientes. Alumnos con ojos vidriosos repitieron expresiones muy fuertes. Como ejercicio
les pedí que recordaran qué respondían o imaginaban responder antes esas frases. Les dejo a
su imaginación las posibles respuestas, de nuevo muy negativas. La palabra crea, recrea,
construye con la misma facilidad con la que destruye. La palabra puede convertirse en la más
letal de las armas, porque como afirma el filólogo Gabelentz: "La lengua no sirve solamente al
hombre para expresar alguna cosa, sino también para expresarse a sí mismo" nos definimos y
nos definen. Al nombrarnos pueden incluso llegar a herirnos. Lamentablemente tendemos a
aferrarnos a lo malo y recodarlo con más facilidad.
Continúe la actividad invitando a mis alumnos a pensar las palabras que les gustaría escuchar
de sus seres queridos. Les di ejemplos y les comenté lo mucho que extrañaba los consejos y
palabras de aliento que recibía de mi madre ya ausente. Cada uno pensó, escribió, coloreó sus
palabras añoradas. Luego colocamos las hojas en la cartelera. Les propuse que las usáramos
todos con más frecuencia.
Les quiero regalar algunas de ellas:
  • ¡Eres el mejor!
  • ¡Que tengas un buen día!
  • ¡Eres hermosa!
  • ¡Lo hiciste muy bien!
  • ¡Confío en ti!
  • ¡Eres brillante!
  • ¡Bien hecho!
  • ¡Estoy orgulloso de ti hijo!
  • ¡Sé que lo puedes lograr!
  • ¡Vamos campeón!
  • ¡Que tengas una feliz semana!
  • ¡Felicitaciones! y,
  • ¡Te quiero hijo!
Al finalizar alumnos muy conmovidos se despidieron dándome las gracias por la actividad.
Quisiera concluir recordando de nuevo a Heidegger: "Solo hay mundo donde hay lenguaje". En
el diálogo nos construimos como comunidad, los hombres somos palabra en diálogo, palabras
en acción haciéndonos los unos a los otros en el nombrar. Construyamos juntos un mundo
hermoso con palabras que no añoremos, vamos a construirlo con palabras vivas.
Profesora Iris Iturriza Pellicer.

Comments